Noticias

Ver la imagen de cabecera a tamaño completo
Mostrar menú secundario

El Ayuntamiento concedió 2.745 ayudas de emergencia social durante 2018

18
feb
2019
AES

En total se invirtieron 1.223.389 euros, que fueron destinados principalmente a manutención y alquiler de vivienda para paliar situaciones de urgencia por un estado de necesidad

La concejal de Familia e Igualdad de Oportunidades, Paloma Corres, ha anunciado que durante el pasado año se concedieron 1.223.389 euros a familias en con necesidades a través de 2.745 expedientes aprobados de Ayuda de Emergencia Social.

Las ayudas son económicas de carácter extraordinario, transitorio y no periódico, destinada a paliar situaciones de urgencia a personas afectadas por un estado de necesidad.

Son un instrumento de apoyo a la intervención profesional para dar respuesta a situaciones que requieren una actuación integral y continuada así como para resolver situaciones puntuales.

“El esfuerzo económico que realiza este Ayuntamiento para que personas con situaciones muy complicadas no sufran es prioritario. Las políticas sociales deben estar encaminadas a promover la calidad de vida y la dignidad del individuo, motivo por el cual existen numerosas vertientes de estas ayudas”, ha explicado Corres.

En este sentido, ha recordado el programa destinado a evitar los cortes de suministro de energía, que se suman al resto de ayudas, cuyos principales fines son la vivienda, la manutención, la guardería y el desarrollo personal.

Tienen carácter subsidiario y pueden ser complementaria a otros recursos y prestaciones del sistema de servicios sociales de contenido económico.

La cuantía global se ha reducido respecto al año anterior (1.336.694 euros), y el número de familias beneficiarias también se ha reducido, de 5.186 a 4.598, aunque la cuantía media por familia se ha incrementado de 679 a 697 euros.

En total, durante 2018 se tramitaron 2.745 expedientes. De las 2.745 ayudas concedidas, la mayor parte, 2.053 (74,7%) fueron destinadas a mujeres, y en su mayor parte (46,3%) de edades comprendidas entre 36 y 50 años.

Por tipos de familias, han ido destinadas, en su mayor parte, a familias ordinarias (1.869), a continuación a monoparentales de madre, 836, y 40 de padre.

Manutención y alquiler de vivienda, principales destinos de las ayudas

Durante 2018, la ayuda a manutención, con 964.510 euros, volvió a ser la ayuda más demandada y a la que más recursos se destinaron, y el alquiler de vivienda, con 135.143 euros, el segundo, dos cifras ligeramente inferiores a las del año pasado (1.070.461 y 136.366 euros, respectivamente).

En menor medida, otros de los conceptos a los que va destinada la mayor parte de la ayuda son comedor escolar (29.941), guardería (14.281) y alquiler de habitación (12.245).

Y por importes menores a los 10.000 euros se encuentran otras necesidades, como acondicionamiento, equipamiento, mantenimiento y amortización de vivienda, cuidados personales y otras necesidades educativas, entre otros.

Como conclusión podríamos señalar que las ayudas de emergencia social son una herramienta en la que los profesionales de los servicios sociales se apoyan para llevar a cabo una intervención social integral. No se trata de unas prestaciones sin más.

En muchos de los casos conllevan una contraprestación que ha de realizar la persona o la familia a la que se le ofrecen y siempre obedecen a un análisis de cada situación.

Ayudas de Emergencia Social por centros sociales

La distribución de la ayudas por zonas es bastante similar; aunque el centro de servicios sociales que más ha requerido ha sido La Ribera, con 491 concedidas, seguido por El Parque, situado en la calle Santa Isabel, con 489 , y en tercer lugar Acesur, con 402; ambos situados en el centro de la ciudad, principalmente destinadas a manutención.

Ayudas para evitar el corte de suministro energético

Durante el año pasado se concedieron 2.907 ayudas, 922 destinadas al pago de facturas de gas y 1.985 a luz, por un importe de 223.414 euros.

El Ayuntamiento de Logroño ha firmado convenios con cuatro empresas suministradoras de energía (Iberdrola, Endesa, EdP y Fenosa) para evitar cortes de luz y gas a familias en situación de pobreza energética, cubriendo prácticamente el 100% de la población de Logroño.

“Se trata de atender las situaciones de necesidad social y dar una respuesta a las personas en riesgo de exclusión. Para nosotros es necesario realizar un esfuerzo económico específico encaminado a asegurar a quienes resultan más vulnerables el acceso continuado al suministro de electricidad y gas. Que nadie pase frío y tenga necesidad en nuestra ciudad”, ha manifestado la concejal de Familia.