Noticias

Ver la imagen de cabecera a tamaño completo
Mostrar menú secundario

El Ayuntamiento de Logroño pone en marcha la mejora peatonal en la calle Fundición para garantizar la seguridad vial y sanitaria

19
may
2020

La calle Fundición se convertirá en una calle regulada como residencial, tendrá prioridad peatonal en todo el ancho y largo de la vía, y un único sentido de circulación. Es la próxima actuación del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Logroño, prevista para esta semana, con el objetivo de favorecer el paseo, la estancia y zonas de juego seguras.

La intervención en la calle Fundición hará que aumente la seguridad vial y sanitaria de la ciudadanía. En la actualidad, es una calle con un carril por sentido y dos bandas de aparcamiento. También cuenta con aceras estrechas con obstáculos que reducen el ancho libre de paso peatonal. El cambio propuesto dejará un único sentido de circulación, habrá prioridad peatonal, se regulará como calle residencial y estará diseñada para favorecer el paseo, la salud y el bienestar de las personas.

Se trata de una actuación de urbanismo táctico, ligera, rápida y barata, basada en pintura y mobiliario urbano, que se realiza en Logroño debido a la situación de emergencia sanitaria provocada por el Covid-19; una medida rápida de ejecutar cuyo objetivo es ganar espacio público de calidad para las personas.

Logroño toma las medidas necesarias para proteger la salud de la ciudadanía, tal y como anunció su alcalde, Pablo Hermoso de Mendoza, y ya ha ampliado el espacio de aceras de calles como Gonzalo de Berceo y República Argentina, además de dar prioridad peatonal a la calle Sagasta.

Calle Guardia Civil

El Equipo de Gobierno también actuará esta semana en la calle Guardia Civil, en el tramo comprendido entre Gran Vía y Murrieta. La intervención en esta vía, que ya estaba presupuestada en el ejercicio 2020 y que la urgencia del momento ha agilizado su inicio, tratará de realizar con medidas de urbanismo táctico un paso intermedio para poder supervisar el funcionamiento de la calle.

En este caso, la calle se convertirá en una vía de prioridad peatonal y la fila de contenedores se desplazará al final de la calle, junto una pared sin comercios, un aspecto muy demandado por los establecimientos de la zona. Se eliminará el semáforo que da continuidad al eje ciclista de Gran Vía con el fin de evitar que las personas se acumulen en este punto de la calle. Se realizará un reparto de la calzada más proporcionado, con banda de rodadura para el paso de coches a garajes y vehículos de servicio, compartida con los peatones. Este carril central se estrecha para dotar de más espacio a las personas y desaparece el carril ciclista a contraflujo, puesto que la bicicleta podrá convivir en esta calle de prioridad peatonal.

El modelo de ciudad del Equipo de Gobierno pasa por ganar espacio público para las personas, por favorecer la movilidad segura, sostenible y saludable, con una clara intención de ganar espacio público para el disfrute de la ciudadanía.